Responsive, para todos, Google manda.

Google comenzó el pasado abril de 2015 a penalizar aquellas webs que no tengan un diseño ‘responsive’, con lo que bajara de ranking de aparición, a todas las páginas que no se actualicen, de los resultados de búsqueda desde dispositivos móviles .